Inicio FARANDULA Erupción Solar histórica desencadena alerta global por clima espacial.

Erupción Solar histórica desencadena alerta global por clima espacial.

90
0

Este martes 14 de mayo de 2024, la comunidad científica recibió una alerta por clima espacial de proporciones históricas. La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) informó sobre una erupción solar sin precedentes proveniente de la Región 3664 del Sol, marcando un hito en el ciclo solar actual.

La erupción, catalogada como un evento X8.7, tuvo lugar a las 16:51 UTC y es considerada la más intensa registrada en las últimas dos décadas. En la escala de la NOAA, el prefijo X denota eventos solares de alta magnitud, indicando una liberación masiva de energía solar.

La Región 3664, con una extensión 17 veces mayor que la Tierra, ha sido el epicentro de una serie de erupciones solares en días recientes, evidenciando una actividad continua y significativa. Estas erupciones se generan en las manchas solares, zonas más frías en la superficie del Sol donde los campos magnéticos se reorganizan y liberan energía en forma de radiación y material solar.

La tormenta geomagnética resultante de esta erupción, clasificada como nivel G5 (extremo) por la NOAA, ha desencadenado efectos notables en nuestro planeta. Desde el viernes y a lo largo del fin de semana, se han observado auroras polares en regiones atípicas tanto en el hemisferio norte como en el sur, ofreciendo un espectáculo luminoso poco común para los habitantes de esas latitudes.

La magnitud de esta tormenta geomagnética ha generado preocupación por posibles afectaciones tecnológicas en la Tierra. Se han emitido alertas sobre la posibilidad de interrupciones en comunicacionesfallas en redes eléctricasdaños en satélites y posibles alteraciones en equipos de navegación. La NOAA ha instado a la comunidad a tomar medidas de precaución y seguir de cerca la evolución de esta situación, dado que los efectos de la tormenta podrían persistir en los próximos días.

La comunidad científica y las agencias espaciales están monitoreando de cerca esta situación, ya que eventos solares de esta magnitud pueden tener un impacto significativo en las tecnologías modernas y en la infraestructura terrestre.

 

Los esfuerzos se centran en comprender mejor estos fenómenos y en desarrollar estrategias para mitigar sus posibles efectos adversos en nuestras sociedades cada vez más dependientes de la tecnología espacial.