jueves, mayo 23, 2024
Inicio RECIENTES Los mitos más comunes sobre los eclipses solares: bestias, apocalipsis, afectan a...

Los mitos más comunes sobre los eclipses solares: bestias, apocalipsis, afectan a embarazadas

133
0

ELLOS OPINAN RD

Los eclipses son fenómenos astronómicos que han impresionado a la humanidad desde tiempos remotos. Debido a que en el pasado había mucho desconocimiento en torno a estos eventos pronto aparecieron una gran cantidad de mitos que siguen perdurando hasta nuestros días.

Para los antiguos mesoamericanos los eclipses solares eran una gran fuente de temor debido a que el sol desaparecía durante el día y siempre existía el temor de que este no volviera a aparecer. Es por ello que en el pasado estos eventos eran considerados peligrosos y símbolo de manifestaciones de fuerzas sagradas que los humanos no podían controlar.

Eclipse Solar

Aquí te contamos cuáles son algunos de estos mitos:

Los eclipses causan el apocalipsis 

El mito de que el eclipse significa “el apocalipsis” viene hasta en las escrituras del antiguo testamento, pero no solo eso también los aztecas, incas o mayas lo creían.

“Los aztecas, los incas y los mayas, ellos pensaban que era una señal del enojo o de la tristeza del dios del sol”, explica Austin.

Lo mismo en la antigua Babilonia o Grecia, que asociaban a los eclipses con la pérdida de reyes.

Los eclipses causan enfermedades

De acuerdo con información de la UNAM, en la antigüedad se tenía la concepción de que los eclipses podían causar todo tipo de enfermedades; por ejemplo, la paralización de los ojos. Debido a esto la gente solía ocultarse en sus casas hasta que pasara el eclipse.

Los bebés que se exponen al eclipse nacen con deformidades

Esta es una de las creencias más arraigadas en torno a los eclipses, debido a que viene desde tiempos remotos. De acuerdo con este mito, las embarazadas deben colocar en sus vientres un hilo rojo, ya que de no hacerlo sus bebés podrían hacer con alguna deformidad.

Existen algunas variaciones del objeto que se debe colocar para proteger al bebé del supuesto daño, en algunas comunidades el objeto son unas tijeras y en otras una piedra de obsidiana. En todos los casos los objetos protectores debían ser colocados en la panza de la mujer embarazada.

Otro mito en torno a las embarazadas, aunque menos conocido que el de la deformidad en el bebé, es el mito de que si una mujer en dicho estado, se rasca durante el eclipse el bebé nacerá con manchas o lunares en la piel.

Las embarazadas no corren ningun riesgo durante estos fenómenos astronómicos. (Archivo Infobae)
Las embarazadas no corren ningún riesgo durante estos fenómenos astronómicos. (Archivo Infobae)

Si preparas comida durante el eclipse estará envenenada

Dicho mito se basa en la creencia de que los rayos UV que llegan desde el sol durante un eclipse son más potentes y dañinos que los rayos UV de días normales y por ello podrían provocar un cambio en la química de los alimentos que los haría dañinos para la salud.

Sin embargo, esta información es completamente falsa ya que los rayos UV que se producen en un eclipse son iguales a los de un día normal y no causa ninguna alteración particular en ningún tipo comida.

El eclipse te hace bajar de peso

Aunque todos quisiéramos que este mito fuera verdad la realidad es que no existe evidencia científica de que el eclipse tenga algún efecto en nuestro peso corporal, según señaló en UNAM Global, la física Julieta Fierro.

Dicho mito se basa en el argumento de que las fuerza gravitacional de la luna ejerce un efecto sobre las mareas por lo que podría ocurrir un efecto similar en el organismo (que está compuesto de agua); sin embargo, dichas fuerzas no son capaces de afectar la cantidad de kilogramos que aparecen en la báscula.

No existen pruebas que demuestren que los eclipses hacen bajar de peso (iStock)
No existen pruebas que demuestren que los eclipses hacen bajar de peso (iStock)

¿Cuáles son las Ideas tenían los antiguos mayas y otras comunidades prehispánicas sobre los eclipses?

Las antiguas civilizaciones solían temer en gran medida a los eclipses ya que pensaban que el sol podría no volver a aparecer jamás. Esto se pensaba porque solían creer que el eclipse era un castigo de los dioses hacia los humanos por su mal comportamiento y que su penitencia era vivir en la oscuridad eterna.

Otra razón por la que los eclipses causaban terror era por pensar que un demonio se había robado el sol y que no lo devolvería. En estos casos los antiguos mesoamericanos solían hacer mucho ruido durante el eclipse, con gritos o golpeando objetos, con la intención de ahuyentar al demonio y así lograr que devolviera el sol.