Inicio RECIENTES ¡¡OYE ESTA VAINA!! (Científicos abogan por incluir serpientes en nuestra dieta)

¡¡OYE ESTA VAINA!! (Científicos abogan por incluir serpientes en nuestra dieta)

186
0

ELLOS OPINAN RD

En un mundo en búsqueda de soluciones sostenibles para la alimentación, un estudio revela que la carne de serpiente podría ser el próximo gran paso.

¿Listo para revolucionar tu dieta? Una inesperada propuesta culinaria presentada por científicos podría ser el futuro de la alimentación. ¿Por qué la carne de serpiente podría estar pronto en el menú?

Si le dijeran que cambiar su filete de res por uno de serpiente podría ser el futuro de la alimentación sostenible, ¿lo creería? Pues detrás de esta idea no hay un capricho gastronómico, sino una propuesta científica seria que apunta a la cría de serpientes como fuente de proteínas de alta calidad y alternativa ecológica a la ganadería tradicional. Y es que en un momento en que la agricultura mundial navega por aguas turbulentas debido a los continuos desafíos, esta opción parece más pertinente que nunca.

Un estudio reciente, difundido en la revistaq Scientific Reports,  arrojó luz sobre el potencial de las serpientes, específicamente las pitones reticuladas y birmanas, criadas en granjas de Tailandia y Vietnam. Observado durante 12 meses, el estudio reveló que estas serpientes no solo crecen rápidamente incluso en periodos sin alimento, sino que también convierten eficientemente su dieta (basada en pollo y roedores, e incluso proteínas de desecho de otras industrias cárnicas) en carne.

La eficiencia alimenticia de las pitones, con una proporción de alimento consumido por carne producida de 1,2, supera a la de muchos animales consumidos habitualmente, como el salmón (1,5), las aves de corral (2,8), el cerdo (6,0) y la ternera (10,0), según datos de Science Alert.

Las serpientes poseen características sorprendentes que las hacen candidatas ideales para una agricultura sostenible. «Estas pitones pueden vivir casi un mes sin agua. Pueden vivir del agua que se deposita en sus escamas por la mañana, y pasar casi un año sin comer», afirmó el herpetólogo Daniel Natusch de la Universidad Macquarie de Australia y autor del estudio, al diario británico The Guardian.

Comer carne de serpiente: cambiar a proteínas más sostenibles

Este enfoque no solo es una curiosidad científica. Dada la amenaza creciente del cambio climático sobre la agricultura global, los investigadores subrayan la importancia de explorar alternativas proteicas más sostenibles. Las serpientes, al ser animales de sangre fría, resultan más eficientes energéticamente y menos perjudiciales para el medio ambiente que el ganado de sangre caliente.

«Nuestros estudios confirman trabajos anteriores de que es biológica y económicamente viable criar pitones en instalaciones de producción en cautividad para el comercio», escriben los investigadores.

La carne de pitón podría alimentar al planeta con "proteínas de alta calidad", según el herpetólogo Daniel Natusch.
La carne de pitón podría alimentar al planeta con «proteínas de alta calidad», según el herpetólogo Daniel Natusch.

¿Sustituir tus opciones actuales por cortes de carne de pitón?

Los autores del estudio están convencidos de la viabilidad biológica y económica de criar pitones en instalaciones de producción en cautiverio para fines comerciales. Aunque la idea de reemplazar nuestras opciones de carne habituales por cortes de pitón puede parecer distante, especialmente en Occidente donde el consumo de carne de serpiente no es común, millones de personas alrededor del mundo ya la incluyen en su dieta.

«Para algunos no será un problema. Para otros, será cuestión de probar y ver. A algunos les fascinará, a otros no, como con cualquier alimento», reflexionó Natusch en conversación con Newsweek. «Pero si esas personas se toman en serio la sostenibilidad del planeta, deberían plantearse comer pitón en lugar de ternera o pollo», agregó.

La propuesta no está exenta de desafíos, como el trabajo requerido para alimentar a las serpientes y la necesidad de desarrollar métodos adecuados para su cría. Pero más allá de estas consideraciones prácticas, surge la reflexión sobre nuestra alimentación –por supuesto también la cuestión de si deberíamos o no comer carne– y el impacto que tiene en el planeta. En definitiva, puede que no todos estemos listos para incluir carne de serpiente en nuestro menú, pero el debate sobre cómo nuestras elecciones alimenticias pueden contribuir al bienestar del planeta es, sin duda, uno que merece nuestra atención.